·

·
Delante del templo del Gran Jaguar, en Tikal | Petén (Guatemala).

14 de julio de 2016

El Caso Gouffé en QdC # 34

Toussaint-Augustin Gouffé murió asesinado la noche del 26 de julio de 1889. La víctima, un viudo de 49 años con una merecida fama de donjuán, era padre de tres hijas y trabajaba como «Huissier de Justicie» (un cargo que, en los países francófonos, es nombrado por el Ministerio de Justicia para responsabilizarse de notificar y ejecutar las resoluciones judiciales); tenía su propio despacho, situado en el número 148 de la céntrica rue Montmartre, de París y, gracias a su profesión, disfrutaba de una cómoda posición social que le permitía frecuentar los burdeles de la capital francesa y, en especial, a una prostituta llamada Gabrielle Bompard, de 21 años, su favorita. Aquella tarde, ella salió a su encuentro en un café y le propuso acabar la velada en su apartamento, un piso alquilado en la calle Tronson du Coudray, del Distrito Octavo (...). El Affaire Gouffé habría sido el prototipo de crimen perfecto de no ser por la perseverancia del comisario Goron y la concienzuda autopsia que llevó a cabo el Dr. Lacassagne. Este es el argumento del artículo que he publicado en el número 34 (julio-septiembre de 2016) de la revista Quadernos de Criminología. Puedes descragarlo en pdf en DIALNET.